sábado, 11 de noviembre de 2017

TIEMPOS DE GUERRA

Ya casi nadie recordaba desde cuándo
estaban en guerra, ni contra quién, ni por qué motivo. Y la vida parecía ser tan monótona como en tiempos de paz. Si no fuera por la añoranza de los que se fueron a luchar y no volvieron, o por las calamidades de los que regresaron tullidos, se diría que el pueblo estaba más preocupado por la llegada inminente del invierno que por el nuevo giro de la contienda.
—¡Vecinos, la guerra terminará en breve!, avisaba con júbilo el megáfono del ayuntamiento, en cuya fachada ondeaba una gloriosa bandera.
Con el fin de la guerra llegarían los honores. Sin embargo parecía como si nada pudiera hacer salir a los aldeanos de su letargo, nada, ni los cambios en el frente oriental ni la entrada en guerra de unos poderosos aliados de ultramar.

Los campos surcados de trincheras y las bombas sin explotar en medio de los sembrados auguraban otro año más de hambruna y resignación.

TEMPS DE GUERRE

Personne ne se rappelait depuis quand on
était en guerre, ni contre qui, ni pour quel motif, et la vie paraissait être aussi monotone qu’en temps de paix. Si ce n’était la perte de ceux qui sont allés combattre et ne sont jamais revenus, ou les dévastations de ceux qui sont revenus estropiés, on aurait dit que le village était plus préoccupé par l’arrivée imminente de l’hiver, que par le nouveau tournant du conflit. «  Vous tous, la guerre terminera bientôt ! » annonçait avec joie le mégaphone de la mairie, sur la façade de laquelle flottait un drapeau glorieux. Avec la fin de la guerre arriveraient les honneurs. Cependant il semblait que rien ne pourrait faire sortir les villageois de leur découragement, rien, ni les changements sur le front oriental, ni l’entrée en guerre des puissants alliés d’outre-Atlantique. Les champs, saturés de tranchées et de bombes n’ayant pas explosé au milieu des prés, auguraient d’une autre année de plus grande faim et de résignation.
Traduit de l'espagnol par MJ Pastre.

jueves, 9 de noviembre de 2017

LABOR TUTORIAL

¿Qué será lo que le ponía su madre dentro de
la cartera?, se preguntan todos los niños. ¿Será que le ponía una ración doble de embutido y ambos la compartían?, dice uno de ellos. Pues parece que ya se les acabó la merienda, porque todo ha vuelto a la normalidad desde que el padre de Carlitos regresó. 
El otro día, mientras merendábamos todos los niños juntos, vimos al maestro sacar del cajón unos sobres y tirarlos a la basura. Seguramente el embutido estaba ya rancio.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

APUESTAS INSENSATAS

Y se ríe con desprecio ante las narices de su
poderoso rival para que las carcajadas del público camuflen las dudas que empiezan a apoderarse de él. Mientras tanto, su adversario mantiene la calma y soporta con paciencia las burlas del ya dominado contrincante, que comienza a comprender la gravedad de su imprudencia. La algarabía previa da paso a un inquietante silencio en el que, entre quejidos, se escucha al perdedor asumir su bochornosa derrota. Por desgracia, un concurso de comer guindillas solamente es divertido al principio.

jueves, 12 de octubre de 2017

SALTO AL VACÍO

—¡Que todo vuelva a ser como antes!

Ese es el deseo frustrado de todos los que, tras saltar al vacío con más arrojo que convicción, ven acercarse el momento del impacto.
—¡Que todo vuelva a ser como antes!
Pero una vez dado el salto, no hay marcha atrás, y el suelo parece echarse encima con sorprendente celeridad…
—¡Que todo vuelva a ser…!
Con tanta rapidez que apenas hay tiempo de terminar la frase.

domingo, 1 de octubre de 2017

PREHISTORIA

Sintiéndose vacío, el hombre de las cavernas decidió que, para combatir la barbarie no hacía falta más barbarie sino todo lo contrario, de modo que se afanó en barrer el rencor, en pulir la desconfianza, en abrillantar la convivencia…, pero al ver que ni aun así era posible la civilización, entonces se dibujó a sí mismo y a los demás unidos en tareas comunes, y así nació el arte.

domingo, 17 de septiembre de 2017

PROMOCIÓN (REC XI)

Otra vez llega el afamado novelista a su casa
cargado de gloria tras una gira triunfal que lo ha llevado alrededor del mundo durante los últimos cuatro meses, pero sus hijos no salen a recibirlo con alegres saltos, ni su mujer con un abrazo. Pese a todo, reina una calma que le sirve de bienvenida.
En el frigorífico hay una escueta nota, pero no es una petición de divorcio: « Estamos en el cine, ve cenando. »

En el fregadero, los guisantes de oferta ya están casi descongelados.

viernes, 8 de septiembre de 2017

ALAS (REC XI)

La casa ha comenzado a llenarse de
hormigas voladoras, y de repente todo parece haber resucitado tras la lluvia. Mi abuelo y mi tío las atrapan y las usan como cebo para las percas. Mi padre y los mellizos salen al jardín y ahí se quedan observándolas. Y mi madre, como una reina, enciende un pitillo y sigue con la vista el humo que, como las hormigas, parece huir hacia el techo o más lejos. Al bajar la mirada, se tropieza conmigo, que, junto al nido, me afano en arrancarles las alas a cuantas puedo.

jueves, 3 de agosto de 2017

LE SEUIL DE TOUTES LES RÉPONSES

Toujours, j’ai imaginé que le paradis était une sorte de bibliothèque, un labyrinthe d’étagères avec une odeur de vieux papier, de cuir, de bois et de pièce fermée, c’est pourquoi il ne m’importait pas de mourir, du moins pas dans l’immédiat, si en échange on me permettait de jouir du temps reposé et de la parole imprimée.
J’ai idolâtré les livres, j’ai négligé ma maison. J’ai tout abandonné, ma santé, ma fortune. Ai-je été méchant? C’est aux autres d’en juger, car je n’ai plus que ma voix timorée. Maintenant qu’il ne me reste que peu pour découvrir si mes illusions sont ou non comme je les pensais, je préférerais que semblable paradis n’existe pas, puisque je sais que ses portes ne me seront jamais ouvertes.

Traducción de "El quicio de todas las respuestas" por MJ Pastre.

martes, 25 de julio de 2017

RAÍCES Y ALAS

Desde la orilla del mar, donde reposaba mi barca bien anclada y segura, se veían las montañas con nieve en la cima, pero nunca les presté mucho interés hasta que de ellas bajó un día un extraño personaje, barbudo pero amable, de voz tonante y sin embargo cálida. Aquel tipo decía que tampoco él había sentido nunca demasiada curiosidad por las tierras bajas del valle, por sus puertos y por sus gentes. Le habían contado que las cascadas de las cumbres eran las lágrimas que las montañas vertían por los viajeros que se marchaban de allí. De modo que un día, para saber adónde iban esas lágrimas, decidió seguir el curso de los regatos, que pronto se convertían en grandes torrentes y que saltaban desde lo alto de las rocas hacia el vacío y luego se amansaban al llegar abajo. Y así, empapado pero satisfecho, llegó hasta el puerto, subió a mi barca y me enseñó que el ancla había que echarla allá donde no se enganchara mucho.
Una mañana, un viento montañoso preñó las velas para llevarnos lejos, y al alejarnos, la montaña lloró como nunca y a nosotros la cascada nos salpicó en la cara.
Enlace a ENTC 07/2017

martes, 27 de junio de 2017

SEPT VIES

Depuis l'étagère, son lieu favori, l’insaisissable félin
observait avec une nonchalante supériorité comment nous jetions à la poubelle les affaires du vieux Pachón, le gardien de la maison. Il ne faisait pas attention aux sanglots des enfants qui avaient grandi en compagnie de l’adorable labrador. On dirait que derrière ces moustaches félines, il avait un sourire à peine perceptible mais clairement sans pitié, et à sa façon de se lécher les pattes, il paraissait être en train d’effacer les dernières traces de ses actes .

Traduit de l'espagnol, Siete vidas, par Marie-Josèphe Pastre

jueves, 15 de junio de 2017

El hombre que casi acaba con los vicios de Washington Jaramillo

Sin beso de buenas noches ni nada, aunque, eso sí, con la honra a salvo, así se quedó el intrépido solista tras la huida de la insondable Karen, que por fin le desveló el secreto de sus amores imposibles. Salvo el propio Jaramillo, nadie sabría jamás —se juró firmemente—, ¡jamás!, que aquella noche casi le entrega un anillo y una promesa.

Y entonces se puso a beber y a recordar otros besos suyos, los que le daba cuando aún tenía esa fingida voz femenina que tanto le gustaba.