viernes, 14 de diciembre de 2012

Indignadas


No, claro que no queremos. Somos ovejas, pero somos muchas más, y si agarramos la máquina, van a acabar ustedes esquilados. Y haga el favor de dejar de mirarme las piernas.