sábado, 21 de diciembre de 2013

Empatía



A través de la mirilla, el francotirador disfrutaba con la macabra sesión de fotos que estaba imaginando. Su víctima tenía en los ojos esa mirada ufana del que ignora lo que se le podría venir encima, y saludaba a todos sus admiradores, les estrechaba la mano, les reía las gracias, acariciaba las cabecitas de sus hijos.
De repente, cansado de todo aquello, despegó el dedo del gatillo, desmontó el fusil, y se marchó a su casa, donde le esperaba una escena muy distinta.

martes, 17 de diciembre de 2013

Si eso



Quizás mañana, que hoy hay cena con los compañeros; tal vez mañana, que con las dos copas, ya no ando como para conducir; quién sabe si mañana, porque hoy ya no estará abierto; acaso mañana ya se le habrá pasado el enfado, porque hoy estaba de un humor de perros; a lo mejor mañana me ocupo de todo eso…

Mañana es quizás el mejor momento de hacer las cosas.

jueves, 12 de diciembre de 2013

46664


Su conciencia no podría soportarlo, de modo que, aunque avergonzado, convocó a la prensa para declararse culpable de haberlo torturado durante años. Tras la confesión, y seguro de que el preso lo habría perdonado, no se sintió mejor, pero ya pudo esperar la muerte sin desazón.

sábado, 7 de diciembre de 2013

La conversión de Washington Jaramillo





Nunca había despertado en una sala de reanimación, pero tampoco antes le habían extraído tanto plomo del cuerpo. Cuando la enfermera se acercó al convaleciente, este pensó estar muerto: el purgatorio era una sala demasiado blanca, los vapores de santidad eran los del iodo, y la purísima era aquella atractiva sanitaria que, sonda en mano, venía hacia él. Así fue como Jaramillo comenzó a dudar de la fe que le habían impuesto.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Santa Bárbara y los truenos



Cuando atronó la primera tanda de disparos sobre el ajusticiado, este miró a sus verdugos, su desde entonces viuda miró al cielo, y las autoridades miraron, como era la costumbre, hacia otro lado.