viernes, 22 de febrero de 2013

El corrido de W. Jaramillo (finalista REC 3/2013)



Solo a las niñas guapas y a los hermanos que se las presentaban les estaba permitido asistir a los recitales de Washington Jaramillo, figura rutilante de la música melódica que, tras pagar su deuda con la sociedad y con los narcos, trataba de olvidar su turbio pasado. En El Pelícano reinaban ahora la belleza y la armonía, y ni los orificios de bala dormidos en el mostrador y ocultos tras las botellas de tequila podían revelar quién había sido aquel tipo menudo y melancólico. Parecía un hombre honrado pese a su manera de secarse el sudor.