viernes, 1 de febrero de 2013

Un pan bajo el brazo



Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel. ¿Qué, lo despertamos? A lo mejor nos hace otra de esas gracietas y los invitados nos dan más oro. Este bebé es una joya, nos va a sacar de pobres.