jueves, 13 de junio de 2013

Dolce vita





La sirena cautiva vomita pulpos de siete patas en la taza del váter, pero la que tiene que limpiarlo no recibe aplausos, ni fotos, ni portadas. Ella simplemente recoge todo y no se queja del desorden, por si acaso.