miércoles, 5 de junio de 2013

Liderazgo y cordura



Ordenaron colocarle una venda en los ojos como única medida. Los jefes de la bandada de picabueyes sabían ser muy poco sensatos, aunque resultaban persuasivos. Claro, para ellos era muy fácil porque nunca habían intentado taparle los ojos a un rinoceronte enojado.