domingo, 28 de julio de 2013

Comisión de festejos



El alcalde alabó su diligencia mirando el laborioso atuendo, el comandante elogió su templanza viéndola frente a las masas enfervorecidas, el maestro señaló su paciencia tras largas horas de ensayos, y el cura su barroco decoro en el vestido, y así presentaron desde el balcón a la impresionante Karen, en la que no faltaba nada para ser la más hermosa reina de las fiestas. Pero, cuando se supo que sus bellos dones venían acompañados de viriles atributos, las fuerzas vivas miraron para otro lado y lamentaron no haber organizado, como hasta aquel día, una corrida.