sábado, 24 de agosto de 2013

Pacto de caballeros



El cadalso, que nunca se desmontó por los inestables tiempos que se anunciaban, era el lugar para la última cita de los dos viejos rivales que, como caballeros que eran, nunca rehusaron combatir con nobleza y coraje, aceptando sin rechistar el papel de verdugo y reo que dictaron el destino y la honra. Pese a que para este último duelo no había igualdad, ambos llegaron puntualmente y se estrecharon la mano antes de la ceremonia.