miércoles, 23 de octubre de 2013

Plazos irremediables

Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión, y ese tiempo, que apenas alcanzaba normalmente, ya nunca alcanzaría en absoluto. No tenían más que unas horas para disfrutar de ese regalo antes de que, tras tomar tierra, la sombra, la niebla y la humedad acabaran para siempre segando sus vidas.