viernes, 29 de noviembre de 2013

Santa Bárbara y los truenos



Cuando atronó la primera tanda de disparos sobre el ajusticiado, este miró a sus verdugos, su desde entonces viuda miró al cielo, y las autoridades miraron, como era la costumbre, hacia otro lado.