martes, 13 de mayo de 2014

El fin del mundo


La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad y anunciaba su destrucción nos era ajena a nosotros, amantes noveles, que veíamos subir el humo de un cigarrillo hasta el techo de aquella pensión barata. Así debía de ser el paraíso.