martes, 10 de junio de 2014

El arte de plasmar el momento


Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar y a retorcerse. El foco la hace entrar en calor y pronto su papel de novel seductora arranca, deshaciéndose una a una de todas las prendas…
—¿Te excito?, pregunta ella.
El fotógrafo aparta el ojo del visor y deja la cámara en una mesa.
—De acuerdo, dice sin más ceremonia.
Y así responde a las dos preguntas.