sábado, 14 de junio de 2014

El que la hace...


No fue por querer enriquecerse como sus colegas, que lo hizo, sino por su falta de sigilo: habló más de la cuenta ante quien no debía, y ahora es de nuevo pobre y está solo ante la prensa.

15 comentarios:

  1. Será la mala conciencia que le hizo hablar de más. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Quiso ir de perfecto porque él no era como los demás y por la boca se perdió el pez.
    Muy bueno JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces quieren darnos lecciones de urbanidad los que orinan en la calle.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  3. Dicen que la lengua es el castigo del cuerpo, buen intento Juan M.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. En estos casos hay que tener la lengua muy bien guardada en su guarida, no vaya a ser que luego tengas que dar la cara por todos como le pasó a tu protagonista.
    Un saludo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos se ocultan tras la arrogancia de este torpe...
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  5. A veces hay que hablar, pero no más de la cuenta. Porque si callas también dices.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio culpable es tan delictivo como la verborrea y la jactancia.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  6. Hola, Juan, por eso dicen que el silencio es oro. Muchas veces estar callado es mucho mejor que estar hablando. Un abrazo, Sotirios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ocasiones, una persona que guarda silencio nos parece idiota, pero basta con que hable para confirmarlo.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  7. Habló mucho, pero -desde su disfraz de pobreza- no reveló en qué paraíso fiscal tenía su fortuna.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando salga de la trena -porque saldrá-, su delito habrá prescrito y se pegará la vidorra...
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  8. Ser rico hace sentir seguridad, pero puede ser una sensación efimera, sobre todo si pierdes los papeles y te vuelves descuidado. El que la hace la paga aunque no tanto como debiera.

    ResponderEliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...