martes, 17 de junio de 2014

Renacer

Alguien ha empezado a tirar del hilo, lo nota. Aunque no puede verlo, siente la tensión de esa cuerda enhebrada a una aguja que lo está atravesando. Ahora, dos extremos de su piel se acercan lentamente por la presión de la sutura.
Oye el repique inconfundible del instrumental y el chasquido de unos guantes de látex que son retirados y lanzados al cubo de residuos.
Al abrir los ojos, ve a un tipo que le ofrece un espejo, mientras apenas lo escucha decir: “Es usted otro hombre.”

24 comentarios:

  1. Al final lo que nos hace nos-Otros son las cicatrices.
    Bien cosido, suerte Jan Manuel.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cicatrices que nos hacemos y las que otros nos curan, padrino.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  2. A pesar de todo, es difícil renacer sin cicatrices que nos recuerden quienes somos realmente.
    Un abrazo grande, como siempre un placer leerte, JuanMa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cicatrices no son necesariamente malas, sino recuerdos de lo que hicimos, es decir de lo que somos o fuimos.
      Un placer tenerte ahí leyendo.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  3. uoooh qué pasada de relato, estás seguro de que mañana no será votado en directO???? Mira que si otro hombre ha respondido por ti a la llamada???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el sino de los del Atleti: siempre estamos cerca, pero se lo llevan otros, pero, eso sí, tenemos una afición leal y ferviente.
      Un saludo y gracias por tus ánimos.
      JM

      Eliminar
  4. Quizá eso le haga parecer ( o desear) ser otro, en todo caso, será el mismo hombre, pero con una nueva cicatriz.
    Nada grave, creo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno este micro, lo malo es que puede que sea otro hombre, pero lleno de cicatrices.
    Un saludo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será el mismo, pero con otra cara. Al menos hasta que vuelva a romperse repitiendo sus errores.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  6. Siempre desearemos ser otro, aunque ya seamos otro.
    Saludos y a por la ultima tirada, que nos la han dejado dificl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que está complicada la última de REC, pero algo saldrá.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  7. Muy bien hilado, cosido y rematado, si es que eres un sastre de primera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, un sastre yo. Como mucho aprendiz de modistilla.
      Un saludo.
      JM

      Eliminar
  8. Puntada a puntada has cosido un micro estupendo, Juan. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no sabía cómo seguir a partir de la frase inicial. Gracias por leer.
      un saludo
      JM

      Eliminar
  9. Será el mismo, pero al surgir de las cenizas de una mala experiencia se sentirá regenerado "como nuevo". El detalle del cosido descrito con tanto realismo, duele.
    Saludos JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era el efecto deseado, así que me alegro de haberlo conseguido.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  10. Llego tarde pero hoy llego...Bien enhebrado, cosido y rehecho. Buen micro JuanM. Felicidades.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nani. Yo también ando con prisas y sin tiempo.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  11. Claro que debe ser otro hombre, le han dejado dentro del costurón un par de gasas y el alma que guardaba de repuesto. Es lo que tienen las suturas.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será otro hombre pero con las cicatrices de su pasado.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  12. La verdad este micro me puso la carne de gallina menos mal que termina bien, pero como bien dices la cicatrices de pasado no se la borra nadie. Un abrazo, Sotirios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cicatrices quirúrgicas y otras menos visibles, tienes razón.
      Un saludo
      JM

      Eliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...