sábado, 7 de junio de 2014

Zapatones y la gloria (Radio Castellón 6/14)

Tras la decepción inicial, a todos les vino a la mente aquel consejo que le escucharon decir al gran Zapatones, y entonces supieron que haber visto implorar y rendirse al rival que más tarde los derrotaría y alardearía de una gran victoria, ya era en sí un premio. Y así, todos se sintieron bien por haber acariciado la gloria, porque de haber ganado aquel partido, ya no tendrían objetivos que cumplir y se harían holgazanes y acomodadizos.

El lunes siguieron trabajando y escuchando burlas de sus contrincantes. La prensa no hablaba de ellos, como quería Zapatones.