viernes, 8 de agosto de 2014

Tenemos un problema

Cuando cerró la escotilla y se puso al mando del módulo que los llevaría de regreso a casa, Collins echó un vistazo celoso y afligido a la superficie de la Luna, que tan cerca tuvo y nunca más volvería a tener tan a mano. Sus compañeros se desprendían del traje espacial y rebajaban su euforia tras tan singular hazaña, pero él dispuso todo para que la maniobra de reentrada se realizara con el mayor rigor. El espacio, la atmósfera, el rescate en pleno océano… Su parte de mérito quedaría eclipsada por aquel breve paseo, dos frases ingeniosas, tres rocas y muchas fotos. Era como si el confeti cayera solamente sobre sus compañeros.
Su mujer trataba de disimular el enojo con caricias impostadas para que las cámaras no desvelaran tal frustración.
—Tu hijo necesita una figura heroica en quien reflejarse—daba a entender la mirada de su esposa.
Pero él no habría podido poner en peligro la misión por un capricho. Los héroes no son únicamente los que se arriesgan, sino, sobre todo, los que saben guardar la calma.


12 comentarios:

  1. Hola Juan manuel, me parece genial el último párrafo, y en el caso de Collins yo siempre pensé que tenía que haberse sentido fastidiado por no poder pasear por la superficie lunar , aunque por otro lado como tu muy bien dices su misión era otra y mas importante : llevarlos de regreso a la tierra.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea. El heroísmo no solo es hacer cosas deslumbrantes, aunque se crea lo contrario. Pero, claro, con la Luna a un saltito...
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  2. Jm. El padre de los héroes anónimos. Genial ver que sigues en forma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno tenerte por aquí, editora mía. A ver si me atrapa la musa, que tengo mucho por hacer.
      Un beso
      JM

      Eliminar
  3. En una misión de estas características, hasta el que aprieta el primer tornillo es responsable de ella.
    Los padres hacen más cosas que la de depositar semillas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bueno de Collins nunca se quejó de nada, ni siquiera de quedar en segundo plano frente al gran público, pero eso a él le daba igual: era un héroe, y su hijo lo sabía, desde luego.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
    2. Agradezco haber estado un casi un mes sin internet, agradezco esta calma , , mis visitas son más tranquilas y por tanto mi entrega a las letras en conciencia y descubro un gran placer en tu entrada, pero muy grande Juan, tu mensaje es rotundo y cierto, escrito con todo el acierto de una narración que atrapa y subyuga.

      Besoso fuertes, ¡te felicito¡

      tRamos

      Eliminar
    3. Pues sí, desconectar un tiempo puede ayudar mucho, y luego se regresa con las pilas cargadas.
      Un placer leerte por aquí.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
    4. Por esa regla de tres ....heroísmo es tocar sin guantes a un enfermo de ébola, eso sería locura, heroicidad es intentar no contagiarse y atender al máximo posible de enfermos.

      Eliminar
    5. Parece que hemos leído la última hora del ébola. Efectivamente, la osadía sin más me parece ineficaz y peligrosa.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  4. Querido JManuel, si no fuera porque no creo que el hombre llegara a la luna y como simple humano me siento cerca de la mujer. Qué lechge que hubiera bajado un pelín de rato. jajaja. No quiero ni imaginar un viaje al satélite con jaramillo. Un abrazo vuelvo a perseguirte aunque me piro unos días a hacer la mitad de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino a Jaramillo, pistola en mano, encañonando a Armstrong para que le deje salir. Ay, maestro Montesinos, cuando me pongo moralista me olvido de mi alter ego.
      Un saludo y feliz molicie estival.
      JM

      Eliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...