lunes, 15 de septiembre de 2014

El arte por el arte



Como un bigote a lo antiguo, debajo de la nariz y hasta las orejas, surcaba la raya de rotulador que la hija del galerista acababa de trazar sobre aquella señora retratada desnuda. Al adusto caballero del cuadro le dibujó tetas.

SUTIL VENGANZA

Acercándose un poquito más al borde del barranco donde se esconde el secreto del tiempo y dejan de existir las cosas, Jaramillo decide que,...