domingo, 7 de septiembre de 2014

Esa voz interior (REC septiembre 2014)

Ella no tiene habilidad ninguna para recogerse el pelo, como hace con esmero su hermana la pequeña, ni para otras menudencias que otras dominan y muchos admiran, pero aun así siembra la admiración a cada paso, porque es extremadamente temible, inmensamente rica, tremendamente poderosa y, también por eso, atormentadamente infeliz, no como su hermana menor.
Y no se siente así de desdichada por su desaliño incorregible o por el miedo que transmite a su alrededor, sino porque le falta algo primordial e inalcanzable, y, si fuera posible, cambiaría todo aquello que posee por saber cantar.