lunes, 22 de septiembre de 2014

Gran reserva (REC septiembre 2014)

—Deberías airearte un poco, que hueles a cerrado —protestó ella—, y al final me van a echar la culpa a mí. Claro, como tú eres un viejo aristócrata y a mí me pueden cambiar por otra, a ti qué más te da.
—Calla —intervino el prestigioso anciano—, nadie se meterá contigo. Con tratarme bien y no marearme mucho, lo tuyo es muy fácil, chiquilla.

Al final, como siempre, al corcho le cargaron todas las culpas.

SUTIL VENGANZA

Acercándose un poquito más al borde del barranco donde se esconde el secreto del tiempo y dejan de existir las cosas, Jaramillo decide que,...