lunes, 6 de octubre de 2014

La siesta del minotauro



El guardián del laberinto condujo amablemente al molesto visitante hasta la salida, librándose así de sus inoportunos gritos de auxilio.

EL LOCAL DE ABAJO

Nos comimos a unos cuantos vecinos para no defraudar al propietario del edificio, que a cambio de nuestros servicios, nos cedería el loc...