domingo, 7 de diciembre de 2014

Tregua


Bueno, ya se acabó el bullicio de todos los años, aunque esta vez ha habido menos cosas por las que brindar y sonreír. Un último trago hasta apurar la copa, y a seguir, que, tras las campanadas, ya es jueves.


8 comentarios:

  1. Pues sí, a seguir con la vida real. Has descrito muy bien esa sensación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué adelantado vas! Como no hay grandes cosas por las que brindar cuanto antes pasen estos días mejor.

    ResponderEliminar
  3. Una buena dosis de pragmatismo navideño, para los días que se nos vienen encima.

    Suerte Juan Manuel, saludos.

    ResponderEliminar
  4. La resaca de la crisis nos marta las neuronas una a una. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ayyy qué gran verdad, nada pasa, no pasa nada, y casi todo sigue igual y eso no es bueno. Un abrazo maestro y feliz fiesta si no te leo. Me queda pendiente tu novelaza.

    ResponderEliminar
  6. Hombreee, tampoco hay que ponerse tan negativo o escéptico. Estos días que se avecinan también sirven para ver la felicidad e ilusión a través de los ojos de los niños que nos rodean. Yo. sólo por esto, ya los salvo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Con la navidad hemos topado, amigos. O por o contra, pero nadie indiferente.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  8. Con retraso y con la lengua fuera, tengo aritmias. Un saludo desde la cima de una borrasca.

    ResponderEliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...