viernes, 11 de septiembre de 2015

ESCUELA DE ESCRITORES

—El bate, «¡Eso, bate!», se le resbalaba de las manos pringosas, «¡No, pringosas no!, mejor ensangrentadas, que es más visual para terminar un capítulo, ¿de acuerdo?»
         La mirada del autor acabó perdiéndose en alguna parte del despacho de su editor, que seguía haciendo de su obra un futuro superventas. Entonces, regresando de su momentánea abstracción, agarró firmemente un paraguas con sus manos, se lo clavó al editor en el cuello y, aceptando que nunca vería su novela en los estantes, dio por concluido el capítulo tal y como lo había escrito.

14 comentarios:

  1. O la tomas o la dejas, pero como está. Ser el dueño del dinero no te da derecho a pretender compartir la autoría.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que si soy des escritor escuela de seguimiento sí, así que quiero a la lista

    ResponderEliminar
  3. Sin lugar a dudas, tu personaje se ha extralimitado con ese paraguazo excesivo, aunque es igual de cierto que debe respetarse la opinión de los autores, sin mediatizar sus obras.
    Un abrazo y buen "despojo", Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la reacción no era la adecuada, pero así son las cosas.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  4. Dado que no ha salido elegido...miedo me daría ser Javier Sagarna y encontrarte en un callejón oscuro :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, así somos los autores malditos, editora mía.
      Un bico
      JM

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Apasionado que me salió el tipo, maestro Montesinos.
      un saludo
      JM

      Eliminar
  6. Muy buen intento, Juan. Da miedito...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Ese es un autor de caracter que pone el acento donde le da la gana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso justo en las cervicales del agente...
      Un saludo
      JM

      Eliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...