sábado, 17 de octubre de 2015

EL MAESTRO ARMERO (REC, octubre 2015)


Un señor con levita que se parece a Pushkin, y quizás sea él, mira al horizonte y me tiene en vilo. Exánime, como en un cuadro, tarda en caer al suelo mientras me mira y, sin rabia, me hace un gesto de que lo ha adivinado todo, aunque tarde para él. Incluso sabe que a mí también me han tendido una trampa, y con un gesto desfallecido que apenas le alcanza, trata de prevenirme de la llegada de mis verdugos, que me arrancarán la vida con la misma arma que truqué para el duelo.