miércoles, 28 de octubre de 2015

¿LO VES? YA NO LO VES

Tras tantos años arrancándole el mineral a la tierra, se vino al mar a dejar que pasara el tiempo y a aspirar aquel codiciado aroma que venía de tan lejos. Por trabajar a oscuras desde joven, se quedó ciego, pero el nieto le explicaba al abuelo lo que no podía ver, y el viejo se encargaba de describirle al niño por qué aún sus manos olían a carbón.
— ¡Huele! ¿Lo ves? Cuando uno es de la tierra, no puede oler a mar.
Pero el niño no comprendía aquello, ni tampoco por qué el viejo aún sonreía pese a no poder ver algo tan hermoso.

Enlace al concurso "Carboneras Literaria"