lunes, 21 de diciembre de 2015

EL CAMBIO

Como sombras disipadas por un nuevo amanecer, los candidatos regresaban a sus casas con la sonrisa ya en su sitio, el teléfono callado, las ojeras más marcadas, la camisa por fuera, la foto de los niños en la mano y la sensación de que, pese a todo, había valido la pena intentarlo.

8 comentarios:

  1. ¿Entonces esa sensación que dan todos de haber ganado es solo de cara a la galería? ¿Ellos en su fuero interno saben si han perdido?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que, lejos de las cámaras, cada cual sabe cómo le fue.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  2. Siempre vale la pena intentar cambiar las cosas, todos dan por sentado que algo tiene que cambiar, aunque será el tiempo el encargado de decir que cambió.
    Saludos Juan Manuel.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese era el optimismo que quería para el relato.
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  3. Cronista imaginario3 ene. 2016 21:45:00

    No es por joder, pero yo me quedo con esta frase "no se trata de cambiar de pastor, sino de dejar de ser ovejas". Mientras con nuestros votos legitimemos las oligarquías de partidos neoliberales. mal vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, pero el punto de vista del candidato es el que aparece en el relato.
      Gracias por pasar
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  4. Muy bueno y dos veces además por breve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Algunos candidatos no creo que tuviesen la conciencia tan tranquila

    ResponderEliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...