lunes, 7 de diciembre de 2015

LEJANO OESTE

Las besa con suma conciencia para no equivocarse, las acaricia con estudiada suavidad para aplacar sus nervios, las coloca una a cada lado y mirando hacia abajo para emprender el camino desde la cantina hacia la calle central, desierta pero vigilada. Clava sus botas en el polvoriento suelo. A lo lejos, mientras se ajusta las cartucheras, por entre sus piernas bien separadas se ve a un diminuto rival que ya ha disparado sus dos balas.

4 comentarios:

  1. Suerte que el rival estaba todavía más nervioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O era más cobarde, que disparó antes
      Un saludo
      JM

      Eliminar
  2. ¡Muy bueno JM, con lo difícil que era esta frase!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la frase se las traía, pero siempre sale algo.
      Un saludo
      JM

      Eliminar

El autor querría saber tu opinión...

EL LINAJE ANTE TODO

Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo pese a que el pago del rescate podría suponerles un tremendo descalabro ...