sábado, 10 de septiembre de 2016

EN SUS MANOS (REC 6/9/16)

El masajista no tardó en reconocer aquel lunar bajo la
nuca, y entonces, aunque sin mostrarse afligido, mientras seguía con la manipulación cervical de su paciente, se preguntó si debía seguir adelante con el plan fallido o rectificar el error. Tampoco dejó de pensar en qué podría hacer con el cadáver del infeliz al que había descoyuntado por encargo esa misma mañana.

SUTIL VENGANZA

Acercándose un poquito más al borde del barranco donde se esconde el secreto del tiempo y dejan de existir las cosas, Jaramillo decide que,...