sábado, 17 de septiembre de 2016

TURNO DE NOCHE (REC 19/9)

El lápiz con el que ella, cada mañana, se lo dibujaba ya estaba agotado tras casi un mes de retoques apresurados a la hora de abrir, así que se deshizo de él al terminar su turno y volvió calle abajo a su casa donde, antes de dormirse, la vigilante de noche fue retirándose de los labios con la lengua los restos de ese bigote pintado que borró apasionadamente de la boca del maniquí de la sección de caballeros.