viernes, 11 de noviembre de 2016

En marzo todo irá mejor

Hermano mío:
Ahora que la guerra se ha estancado en una penosa pausa
invernal de trincheras, ahora puedo detenerme a pensar en todo lo que nos ha llevado hasta aquí. No quiero lanzar reproches hacia tu decisión de alistarte en el bando rival, ya que la mía te parecería igualmente incomprensible. Estos meses se anuncian largos y fríos, y mi salud es demasiado frágil como para hacer planes para la primavera pero, si sobreviviera, no querría encontrarte frente a mí en el combate; y si te encontrara, no querría reconocerte; y si te reconociera, no querría que tú hicieras lo mismo conmigo.
En marzo estaremos a las puertas de Grenze e iremos casa por casa buscando enemigos, traidores y armas. Asaltaremos todos los hogares, incluido el de nuestros padres, los graneros, el del abuelo también: todo arderá, son las órdenes. Imagino que vuestros mandos han ordenado lo mismo, pero eso será en marzo.
Hasta entonces, espero que alguien tenga la sensatez de parar esto y de borrar las líneas de los mapas. Si no es así, espero que marzo empiece sin mí.
Tu hermano.