viernes, 8 de septiembre de 2017

ALAS (REC XI)

La casa ha comenzado a llenarse de
hormigas voladoras, y de repente todo parece haber resucitado tras la lluvia. Mi abuelo y mi tío las atrapan y las usan como cebo para las percas. Mi padre y los mellizos salen al jardín y ahí se quedan observándolas. Y mi madre, como una reina, enciende un pitillo y sigue con la vista el humo que, como las hormigas, parece huir hacia el techo o más lejos. Al bajar la mirada, se tropieza conmigo, que, junto al nido, me afano en arrancarles las alas a cuantas puedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El autor querría saber tu opinión...

EFECTIVO

Desde que cayó enfermo, y ya iba para diez días, los familiares no hacían más que fingir gran tristeza cuando iban a visitarlo, pero el do...