viernes, 9 de marzo de 2018

GEMELOS

Salieron juntos cogidos de la mano tras la explosión, y como si
ya presintieran la catástrofe, sin llorar, sin siquiera mirar a su madre muerta, a la matrona muerta, a todos muertos, se despojaron del cordón umbilical y se pusieron a disfrutar del primer y último día de sus vidas.

LO INFINITAMENTE PEQUEÑO

La fastidiosa mosquita con su lengua veloz estaba sacando de quicio a Jaramillo y le tenía acribillados los brazos y la mirada amarga. L...