jueves, 17 de mayo de 2018

LOS LOCOS DE LA GUERRA

La muerte se ha olvidado de nosotros, como hace tiempo
La Colifata
también la vida. Tras el estruendo inicial, tras los tanques y los tiros, ahora todo es calma en el pasillo central y en los dormitorios. Los vigilantes y los sanitarios, que se lo olían, ya se marcharon antes sin dejarnos ni siquiera las pastillas, pero no importa, porque ahora, vivos o muertos, somos libres y vamos a salir del manicomio, vamos a asaltar lo poco que quede del pueblo, el bar sobre todo, vamos a poner música y vamos a bailar como locos, hasta morir.

EL LOCAL DE ABAJO

Nos comimos a unos cuantos vecinos para no defraudar al propietario del edificio, que a cambio de nuestros servicios, nos cedería el loc...