jueves, 3 de mayo de 2018

ÚLTIMAS VOLUNTADES


Deberías ver las rozaduras de mis talones, los callos de
mis pies, esas durezas de tanto andar tras de ti por estas estepas sin esperanza alguna. Sí, deberías verlas ahora que las he limado con tanto esmero esta mañana. Las dejé amontonadas sobre tu mesilla para que las recojas, las metas en un cucurucho de papel y las eches al váter cuando me haya marchado para siempre. No sé adónde iré, quizás no muy lejos de aquí, pero es la única manera de que algo mío llegue hasta el mar.

SUTIL VENGANZA

Acercándose un poquito más al borde del barranco donde se esconde el secreto del tiempo y dejan de existir las cosas, Jaramillo decide que,...