jueves, 14 de junio de 2018

BOOM TURÍSTICO

Hablar de muertos vivientes es pura teoría, salvo que se
trate de la señora que pasea a su chucho plácidamente por el parque, y una pareja de turistas comienza a acariciarlo hasta que, por puro gozo, le surge una cagarruta cilíndrica y poderosa que se pone a rodar cuesta abajo, y la dueña detrás, y el galgo desbocado, y los turistas incrédulos, y la señora que tropieza… Y al rato, bolsita en mano y cubierta de excrementos, la señora remonta a duras penas la cuesta, donde su galgo la espera indiferente. Por supuesto, ni rastro de los turistas.

SUTIL VENGANZA

Acercándose un poquito más al borde del barranco donde se esconde el secreto del tiempo y dejan de existir las cosas, Jaramillo decide que,...